20110129

A veces, recaigo,
sobre el lienzo de tu pecho,
quedando dormido.

Luego despierto,
llorando terriblemente,
¿donde has ido?

Entre la vigilia que te llora,
y la lucidez que te imagina,
acabo de darme cuenta,
de que nunca has existido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario