20110403

El tiempo no se detiene y, ¿tan tarde es ya,
que llevas tus pantalones de corta seda
y tus camisetas de amor recién lavado?

Miro a tus ojos, y solo encuentro la bahía,
y el mar que se agita en ella, descontrolado.
Inúndame, te repito. La pasión me desgarra.
Aquello que me mantiene vivo, con aliento,
es eso que tu enciendes con tu presencia.

Te desnudaría mi alma, que es de colores,
pero está envenenada como mi cuerpo.
Estoy contaminado de mi mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario