20110607

Me enfrío al mismo ritmo que conservo mis desbordantes sentimientos. Si me voy, si me quedo, si sueño o si me tiro al suelo, siempre es lo mismo, lo único que me mueve agitándose en mi. La pasión, que me lleva al abandono, al amor, a la euforia, a la tranquilidad. Todo yo soy pasión convulsa y fuera de control, derivando en acciones y sentimientos. Ese es el combustible que alimenta al motor de mi ánima. Yo soy cambios. Yo soy pasión.

Mi problema, es el bovarismo. Oh, Emma, ¡cuantas veces te he criticado para ser yo como tú! En un trasfondo, en algunos puntos, soy tu copia. La insatisfacción es nuestro persecutor. Pero tampoco soy tú, y eso hace, de mi vida y mi futuro final, algo menos trágico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario