20110607

Mis dos inertes ojos son,
el reflejo de un vacío mundo
de diamantes, arena y carbón.
Mi mundo solo es mi vida,
un inmenso y profundo océano
de lluvia, ácido y veneno.
El océano solo es mi corazón.
Se llama como la amargura,
como el tedio y el silencio,
y se extiende infinitamente,
sobre mi y sobre mi,
sin poder abarcar nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario