20110628

Si no hay ninguna rutina,
yo crearé miles de ellas,
para luego romperlas.
Edificaré el tiempo,
creando tablas y diarios,
para hundirnos ambos en
una monotonía que nadie,
solo tú, podrá romper.

Moriré entre angustias.
El tiempo inexistente
se entrelazara conmigo,
dejándome sin movimiento,
para que tú lo cortes,
y podamos ser libres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario