20110726

Como si de un arte oculto se tratara,
se esconde la exótica sensualidad.
La apasionada y espontánea flor
de un paraíso tan frívolo y superficial
como el mismo continente del hielo.
Solo es un baile. Un movimiento.
El roce de tus labios es su reclamo.
Explosión. Eso me haces sentir.
Los colores brillan más, vibran,
y los sonidos cobran mayor armonía.
Y todo es por un toque de piel,
por el simple contacto del cuerpo.
Te deseo a ti y a tu recipiente,
de sangre, corazón, mente y barro.
Pero más deseo a aquello que ocultas,
la exótica sensualidad de tus adentros,
tus profundos barrancos, escondites,
tus pensamientos y tus sentimientos.
Aquello que no quiero ver, pero deseo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario