20110724

Nombres, nombres, nombres.
¿Quien necesita palabras,
si los sentimientos son,
con sus males y sus peores,
objetos sin alguna medición?
Se escapan a nuestro entendimiento,
como nosotros escapamos hacia nada,
lugar siniestro, yermo y abundante,
donde todo queremos encontrar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario