20110826

Rompe la tierra sobre la que reposo.
Podré sentir volar mi mente, vacía,
mientras escupe fuego un planeta
que cada vez se ve más agotado.
Se vuelve pequeño, lejano, sin ideas.
No hay señales de progreso, no vive,
se queda ahí, quieto, haciendo nada,
mientras las mentes soñadoras
viajamos a un mundo más verde,
donde no hay aire, pero si libertad.

20110823

Tanto tiempo me he destruido,
que ya no recuerdo nada viejo.
Atrás fui, únicamente Todo,
y ahora soy únicamente Nada.
Suena en mi cabeza un silbido,
bailo un pequeño vals, eterno,
y camino lentamente sin más.

Incomprensible, estoy perdido,
habiendo encontrado un sentido
que reside en el maldito estímulo.
No encuentro felicidad en el Tedio,
en todo aquello que es duradero,
y solo lo efímero me provoca euforia.

Ahora no podría vivir sin mi mente,
dejando pasar el espacio y tiempo.
Mi necesidad es la de quien no corre,
de la de quien anda por ningún lado,
creando un camino que nadie sigue.
Mi rumbo es solo el intelectual,
¿he perdido finalmente la pasión?
Yo soy el Rey de Mares, rocas afiladas.
Mentiras, el eterno retorno, vaivén.
Las olas a mi orilla, vienen para irse.
Romper y romper, soy la vertiente
de un alma desbocada, sin caudal.
Mi linea del horizonte es inexistente,
herida al nacer, se deshace totalmente,
es una desconocida, una mujer plena.

Hablo y no digo nada, ¿te extraña?
Déjame escribirte mensajes codificados,
déjame hablarte en silencio, morir, nada.

20110819

El Corazón es Azul, como la electricidad,
y sus movimientos solo son existencia,
energía descontrolada, fuera del límite,
la desesperación de una caída eterna.
Nos tapamos la cara, fingimos no ver,
y nuestros ojos se vuelven ceguera,
y solo nos negamos por nuestra conciencia,
y nos sentimos falsamente bien, ignorancia.
Señores del Todo y Nada, jugamos,
la vida es azar pero hacemos trampas.
Jugamos a la Vida, pero no sabemos vivir,
no hay reglas y nosotros las creamos,
solo para romperlas.
Ni nadie, ni nadie, ni nadie, ni sentido,
y viajaría a los confines de esta tierra,
donde el océano padece sus heridas,
buscando todo lo que no se encuentra.
Sangre, sangre y sangre almidonada,
espuma y algodón forman continentes,
y las lágrimas se vuelven el diluvio,
que cae desde mil nubes de plástico.

¿Que mundo existe si no hay mundo?
¿Es la eternidad un plano o dimensión?

Intelecto, es el nombre de los planetas,
su locuaz motor. Son fidelidad cero.
Ninguna, ninguna, ninguna ocasión,
se escapa a nuestro entendimiento,
si no llega a nosotros ninguna ocasión.