20110823

Tanto tiempo me he destruido,
que ya no recuerdo nada viejo.
Atrás fui, únicamente Todo,
y ahora soy únicamente Nada.
Suena en mi cabeza un silbido,
bailo un pequeño vals, eterno,
y camino lentamente sin más.

Incomprensible, estoy perdido,
habiendo encontrado un sentido
que reside en el maldito estímulo.
No encuentro felicidad en el Tedio,
en todo aquello que es duradero,
y solo lo efímero me provoca euforia.

Ahora no podría vivir sin mi mente,
dejando pasar el espacio y tiempo.
Mi necesidad es la de quien no corre,
de la de quien anda por ningún lado,
creando un camino que nadie sigue.
Mi rumbo es solo el intelectual,
¿he perdido finalmente la pasión?

No hay comentarios:

Publicar un comentario