20111023

Arañar el cielo, fisurarlo o destruirlo,
y dejar que sangre por sus heridas
estrellas que exploten contra mi.
Que entre sus abiertas lineas caigan,
planetas, palacios, sueños y llamas,
que rocen y derrumben toda estructura,
asesinando con cariño toda arquitectura
de mármol, piedra, agua y óxido.

Hacer que el viento, estancado, zozobre,
hundiéndose en si solo para morir.
Sin aire, sin Sol, sin lluvia o vida.
Y seres bicéfalos y monstruosos,
construyendo en nuestra penumbra,
templos donde pudieran respirar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario