20111011

No soy una máquina, ni un fantasma.
Soy carne y hueso, y energía quizás.
Pero no funciono como los demás,
soy humano, pero no funciono igual.
Me alimento del pasado, de mis sueños,
del mar, del viento, la lluvia o el Sol.
Me alimento de todo aquello que
se atreve a rozar mi piel con cariño,
y aún así puede que siga sin funcionar.
A veces las caricias no vienen, huyen,
o vienen, pero de dirección incorrecta.
A veces pasa azul por verde, o marrón,
y cambia, pero sigue siendo blanco.
Y los sentimientos se llenan y vacían,
se tornan en pasión, tristeza, o amor.
Se deshace la piel cuando toca a otra,
y el atento fuego se fragmenta en colores.
El viento sopla, y puede ayudarnos,
o impedir que sigamos un sentido.
Y todo seguirá dando vueltas aún así,
todo seguirá su recorrido sin establecer,
nada dejara de pasar, por desgracia,
y por suerte todo seguirá pasando,
y nos enfrentaremos a nuevos desafíos,
y a grandes oportunidades que llevarán,
si la Fortuna es generosa, junto a ti,
o a la calidez que tiene uno mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario