20111205

Boom, vuelvo a oír, la explosión de mi pecho,
y la misma apagada canción, más lejana,
escondida entre las estrellas y tu fuego.
Me apoyo, sobre tu pecho, somnoliento,
y duermo y sueño mientras me agarras,
para frenar esta inevitable caída al vacío.
Eres el mismo que me has provocado,
y el mismo que dice quererme salvar.
No entiendo tu sequía, ni entiendo la mía,
pero mi afán es destruirte tras amarte.
No pidas comprensión a quien no la tiene,
así como no debes confiar en quien es nada.
Solo coge, levántate, márchate. Da igual,
que me quieras o no, que me odies o no,
tan solo quiero que te quedes, si lo deseas,
y si puedo reposar cada noche sobre tu pecho,
y respirarte con frágil tranquilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario