20111231

This is the end, my only friend, the end.

El 2011, empieza a oler a cenizas, sus luces son ya borrosas y su abrazo es el de alguien moribundo. Es el tópico de hacerle un réquiem a esta medida de tiempo que vivimos con tanta exactitud y expectación. Ahora se muere, y no podemos hacer nada para salvarnos, y no podremos repetir las cosas grandiosas, ni tendremos que revivir los momentos amargos. Pero no existe tampoco esa clara separación entre lo que es un año u otro. Existen diferenciados porque nosotros les diferenciamos.

Considero este último año, un año sin principio definido, aunque si con un final claro, por lo menos ahora mismo. Lo que fue el final del 2010 (celebramos que alguien nuevo llega, pero no que hace un año de tu sepultura, y quizá algunos te echamos algo de menos a ti y a tus personas), se mezcla con el principio del 2011. Y el 2011 resultó un año terriblemente vacío hasta bien entrado ya en mi vida.

Y ahora, que se va este pequeño, le tengo que dejar ir con enorme nostalgia. Me has traído grandes momentos, grandes lamentos y miles de recuerdos que jamás soltaré. Viejas amistades han estado, a otras se las ha echado en falta, y grandes nuevas personas han llegado (¿nombres? no voy a dar datos que ya son obvios). Me has llevado a amores de aquí y allá, a esporádicos momentos, a días de pasión desenfrenada y a relaciones, una de ellas que te sobrevivirá, y todo. Me has llevado a delirios con toda clase de sustancias, con toda clase de estímulos externos al más puro estilo de mis amados simbolistas. Has hecho de mí, alguien más estable de lo que nunca recuerdo que fuera nunca, me has hecho alguien de hielo y metal, cruel y frío y con poco de sentimiento. Tantas cosas podría decir de ti, tanto podría cantarte, alabarte, escribirte y relatarte. Pero ya es suficiente, porque es tiempo lo que esto cuesta, y tiempo es lo que no nos queda.

Un año más, un año menos. El 11 se nos va, el 12 nos llega. Y como acostumbro a hacer, y seguiré haciendo, voy a vivir el presente, aunque me alimentaré de este dulce pasado y soñaré con este misterioso futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario