20120215

En este lugar tan recóndito,
bajo las luces tenues del fósforo,
luce la serena llama de la fantasía.
Creación y creado de la mano,
los hijos, volviendo al padre.
Repleta de serenidad la tinta,
cada letra, perfilada y escrita,
y el amanecer de tenue anaranjado.
El oro, y los colores vidriosos,
son los ojos que nos observan,
son el cálido umbral de la puerta,
y la mágica entrada al lugar,
donde abundan los calores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario