20120330

Mil leguas de viaje sobre la piel,
sobre el cuerpo desnudo de estas grises horas.
El sonido del humo en los lejanos engranajes,
el resultado encadenado a mil latidos,
la muerte lenta acumulando.
Edificios despuntando en el cielo,
sobre niebla y nubes de puro ácido.
Garras y mandíbulas esperando,
mal encerradas en trajes y carteras,
acumulando ira para su liberación.
Agua que se escapa en una corriente,
un río, un hombre, un cadáver,
todos ellos acaudalados,
y los demás en el umbral.
Un ataque encubierto con sonrisas,
los pecados más graves se llaman capital,
y la ficha más débil el peón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario