20121231

Así llega el eminente umbral,
las manecillas cambian y mi voz
se aleja sin motivo alguno.
Ahora, aquí, me muevo,
me detengo, continúo.
Un dado me ha prometido
que esta vez llega el seis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario