20140921

Viaje despierto de un sueño profundo entrando en Otoño.

Vanidoso, me erguí del suelo,
flotando,
y ascendí a la Luna,
más allá del Sol ardiente
donde brillaba mi corazón.
Fundido de una vez el hielo,
contemplando el abismo
desperté,
me torné en valiente
y me acerque a mi espejo.
Sin mover los labios dijo,
frente a frente y sin temor,
las más vacías palabras;
solamente,
vuela siempre al frente,
jamás encontraras la puerta,
o un sueño que soñar.
Y avancé un poco más.
Pasada la verde fuente,
ví una pequeña duna
rodeada de arena y fuego
que jugaba a la creación.
Con sus piedras flotantes,
formó mil figuras,
creó vida y se extinguió.
Mientras el sueño se rompía,
yo ya estaba despierto.
Busqué una huida,
y paseé.
Tomé el sendero más largo,
y nunca se acabó.