20141226

"¡Evoluciona!" Grita desde la esquina, desesperada en el alma, la evolución. Tantos años dormida y, ahora, te revuelves y agitas. Es el frío y la larga oscuridad invernal. Quién me diría que tantos años en la línea (a veces no tan recta) viviría y que eso podía ser veneno si no se cambiaba a veces la entonación.
De la noche frívola en un Hotel, he cambiado a las Nubes. Del sueño a la mayor ensoñación. De pérdida a añorar. De yo a yo, no era, no es, no soy.
Ésto es una herida, no cerrada, para siempre leída y en memoria, pero adiós.